miércoles, 29 de diciembre de 2010

The dreammaker’s gonna make you mad.






Justo ahora, voy a inspirar hondo, voy a llenar mis pulmones de aire limpio y voy a contar hasta diez. Los problemas y las malas sensaciones van a pasar a través de mí, no pienso dejar que me afecten. Cerrando fuerte los ojos voy a desear ser etérea. Y cuando lo consiga, me agarraré al viento y volaré junto a él. Volaré tan alto que nadie pueda agarrarme de un pie y gritarme sandeces sobre la responsabilidad y el deber.
En el momento en que mis pies dejen de tocar un suelo lleno de prisa, miedo, y colillas, dejarán de existir las estaciones, días de semana y las horas adecuadas para hacer tal y cual. Desearé ser libre y lo seré. Y en el caso de que ahí arriba no me dejen volar de nube en nube, pienso subir más alto, y saltar de estrella en estrella, donde nadie me domine. Allí donde nadie me impida buscar la estrella más pequeña, más brillante, la estrella más singular para guardarla en mi bolsillo, y llevártela en mi regreso.
Y una vez que haya flotado sola por el espacio, y se me haya olvidado hasta quien soy, volveré con más fuerzas que nunca, para aguantar todo lo que me venga de frente.



" Oh, oh o-o oo ooooh..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario