martes, 15 de marzo de 2011

El mundo, que sigue siendo una mierda

No eres mejor por ver películas de culto ni leer grandes novelas. No eres más aceptado por escuchar éste u otro tipo de música. No eres más fuerte por esconder el rostro tras una bandana ni por las cadenas que cuelgan de tu cinturón. Tampoco tu inteligencia se mide por la talla de sujetador o el color del pelo. Y no por tu estatura eres más o menos vulnerable. Por lo que no eres menos culpable por haber pedido perdón mil veces.

El valor de las personas está muy por encima de todo lo físico y superficial. Al fin y al cabo, lo único que demuestra las cosas, son los hechos. Y escasean, escasean mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario