jueves, 7 de julio de 2011

.You shine brighter



Me pueden. Terminar de comer e imaginarte diciéndome con la mirada que me tumbe contigo en el sofá. Quedarnos dormidos mirándonos, sin tener que decir nada. Todas las mañanas antes de despertarme notar un beso tuyo en la cabeza. La manera en que aprietas mi mano más para decirme "cuánto te he echado de menos" sin hablar. La forma de tus ojos cuando me miras con cara de crío. O los hoyuelos de tu sonrisa que aparecen sólo a veces. Las patadas por debajo de la mesa de la biblioteca. Los insultos y alientos en los apuntes. Mil doscientos cigarros compartidos. Las muchas cenas y comidas. Salir de la habitación con la camiseta que llevabas la noche anterior. Sentarme contigo. La forma en que borras una lágrima de mi cara con un dedo. Los muchos besos mezclados con lagrimas. Los programas absurdos de la Mtv. Las películas los mejores fines de semana del año. Hacernos los ricos. Comer helado. Coger mucho mucho helado en una cucharada, pero que siempre te quepa. Las cosquillas-caricias. La crema de manos y su olor. Tu carpeta que pasó meses conmigo. Encontrarte a las 9 de la mañana en una mesa solo, rodeado de apuntes como un loco guardando sitios, y sonreírme con los cascos puestos, pendiente de que llegase. Bajar las escaleras de dentro de la facultad y verte fuera liándote un cigarro. Que me abraces en el bus de camino a casa mientras voy medio dormida. Hacerme crestas con el champú, o decirme..."Oh, princesa Leia". Verte hacer nuggets. Tirarme el agua encima cuando estoy tranquila. Enfadarte y darme la espalda, y tener que ir siempre a abrazarte para no pelearnos. Que me digas por las mañanas "Que guapa vienes hoy" o hacerte un guiño cuando sabes que algo de lo que llevas me encanta. Tocarte el pendiente de la bola verde y negra. Y tu cicatriz. Cuando te ríes de mis tortazos, de que me dé siempre con todo, de lo torpe que soy. Cuando me río de lo bobo que eres tú. O de la pose de todos los putos maniquíes de la Gran Vía. Que descoloques los cd's del Corte Inglés para que nadie compre al Tote, por ejemplo. Que rompas el póster. Que tiremos la torre de apuntes. Ver monólogos desayunando y que siempre te descojones con todo escondiéndote detrás de mí, cosa que hace que me ría más. Las patas de la cama. El SOS. La manera de cuidarme durante todo el festival. Que me aupases para ver a los Zombie Kids. La forma en que me mirabas durante el concierto de The kooks, los besos entre canciones. Cantarme Do you wanna. Escucharte cantar Copenhague abrazada a ti. Darme un cosquilleo durante toda la canción. Los piques de quién agregó a quién, y quién fue detrás de quién. El ruido que haces con la boca cuando Adelfa está en su habitación. Hacer pedorretas con un globo cuando se estaban peleando. Hacer pedorretas en la ventana para que lo escuchasen mejor. Dejarnos las llaves dentro de casa. Buscarnos la vida. Hacer las prácticas los viernes por la mañana deprisa y corriendo. Decirte el jueves que el viernes iría a clase si o si, y saber por dentro que dormiríamos hasta las 11:30. El ascensor. Los calamares que mercadona me timó. El partido que te encendiste con uno porque me dijo cosas. Los segundos fugaces que te vi bailar aquel día con aquel gorro y aquel jersey. Las gafas que me rompiste en las fiestas. Las borracheras juntos. Convencerte siempre para que te quedes conmigo. Las competiciones por dejar marcas feas en el cuello. El lunar que te desapareció por arte de magia. El enfado por cortarte el pelo, pelo que luego me enamoró. El enfado por hacerte otro pendiente, pendiente que luego me encantó. Los moratones que me hiciste en el brazo por devolverme los bocados. Matarte a patadas por cosas como llamarme Chewaka o cosas del estilo. Morderme en la cabeza y la nariz. El calor en las noches de invierno, el hielo alguna noche en verano. Los millones de billetes de tren que guardo. Ponerme nerviosa siempre que llamas al portero y esperarte ansiosa en la puerta. Los partidos de fútbol y baloncesto que me has hecho ver. Imitar a Sofia y Lola. Hablarme de tus cosas. Escucharte. La vez que entraste en el examen de derecho. La sonrisa que me ponías cada vez que conseguía hacer algo bien por fin. Escucharte decir que tú sabías que podía. Las noches que has entendido mis ralladas y has estado conmigo, para que me desahogase. Viciarte con mi portátil y luego dejarme abierta la sesión en todos los sitios. Buscar pichas cortas y descojonarte como un niño. La foto de la mierda que aparecía en la Frikipedia cuando buscamos Orihuela. La mañana que no fuimos a clase por ver videos de batallas de gallos en la cama. El día que te hiciste polvo la pierna en un partido y te la estuve curando con rap francés de fondo. La noche en que te puse esa canción de Art2 para que me perdonases un pique y aquellos 3 increíbles minutos. El día que me enfadé por que te ibas y me dejaste Me and my woman puesta super fuerte...


Son cosas que el verano me ha quitado, son cosas que echo de menos y que necesito como el respirar. Y es por eso que estoy así... porque no hay nada que pueda sustituir estas y otras cien mil cosas de las que dependo, ni dos meses, ni dos días...

1 comentario:

  1. Lo mejor del planeta Tierra y alrededores.
    No tengo nada más que decir

    ResponderEliminar