jueves, 29 de diciembre de 2011

Día 0



¿Hola? Tú, si tú. No hagas como si no nos conocemos. Soy ese suspiro cada insoportable día frente al espejo y ese peso que te hace agachar la cabeza cuando vas solo. Soy ese pensamiento que te hace preguntarte si deberías cambiar algunas de tus costumbres. Y ese momento incómodo cuando te das cuenta de que no deberías decir/hacer muchas cosas que dices/haces. Vengo a decirte que se acabó. Basta ya. Ni es todo tan negro, ni todo el mundo te odia, ni tu odias a todo el mundo, ni todas tus imperfecciones son fallos. 
Cada segundo que malgastas entristeciendo los días, tus días, son oportunidades de cambiar. Y esta es la tuya. Soy tus malos recuerdos y me voy para no volver. Habrán días que pienses en mí pero sé que estás preparado para hacer esto por ti solo. No me decepciones por que creo en ti, no me falles. Te dejo y suerte con lo que viene. Suerte con el primer día del resto de tu vida.

domingo, 11 de diciembre de 2011

Si salí del agujero solo fue para ir a verte

Y yo sólo buscaba una cara bonita, a la que gritar
lo que esta soledad me da y me quita
y mitad necesidad, mitad tirita...

sábado, 10 de diciembre de 2011

Fría como el mármol



Quieres saberlo...¿Te interesa saber por qué te dejé sola o por qué no seguí tu farsa? Te dejé por que eramos o tú o yo, no existía término medio, igualdad o amistad terciada. Avancé más allá de tus pasos por que un día me desperté y sólo era un peón más en tu tablero. Aquel que reservabas por si se comían al Rey, aquel otro que se pondría delante de ti ante cualquier adversidad. Una pieza en un juego que sólo entendías tú. Perdido entre casillas blancas o negras, como tus días. A veces blancos, a veces negros. Un trozo de mármol destinado a acatar órdenes, a vivir con temor de que mis movimientos no te agradasen. 
Y un bonito día, reina, tu peón, rozó el límite y alcanzó el final del tablero. Y ya sabes como funciona... Reina muerta, reina nueva. Pero no, aquel peón no quería ser reina, ser más que tú o reinar sobre ti, lo único que quería este peón era poner fin a tu estúpido e insufrible juego.