jueves, 5 de enero de 2012

Ni tus propios enemigos pueden hacerte tanto daño como tus propios pensamientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario